Hijos únicos: miradas

Nota publicada en revista Pasitos N°19 Octubre/Noviembre de 2007

Hijos únicos –  Cómo educarlos – Psicólogos en Córdoba

Seguinos en FACEBOOK

Ni bueno, ni malo. Simplemente una realidad familiar

Tener un solo hijo es una decisión de familia y no es algo que por sí mismo sea una realidad mala o buena. Pueden existir múltiples razones para elegirlo, por ejemplo, el desarrollo de la carrera profesional de la mujer, razones económicas, problemas de salud de uno o ambos miembros de la pareja. También puede haber razones psicológicas, como haber tenido hermanos – rivales y no querer revivir el pasado. Otros, piensan que es preferible uno para darle todo lo que necesita: amor, estudios y protección.

Tradicionalmente se ha considerado que el hijo único puede llegar a tener dificultades para entablar relaciones interpersonales, que es egoísta o caprichoso. Sin embargo, en la actualidad existen miradas más realistas y positivas, ya que el hijo único, al igual que los hijos con hermanos, tiene ventajas e inconvenientes dependiendo del entorno familiar y del modelo de crianza que adopten los padres.

Una mirada negativa

En ocasiones, los padres adoptan actitudes que entorpecen el crecimiento del hijo, como por ejemplo:

    •Son hiperprotectores e impiden que sus hijos maduren por sí mismos.

    •Son incapaces de ver al niño “sufrir” y acceden a todos sus deseos.

    •Uno de los padres está en “alianza” con el hijo y en contra del otro progenitor.
    •Hay ausencia de límites educativos y de figuras que representen autoridad
    •Tienen miedo a mantener una actitud educativa firme.
    •Dejan la educación sólo en manos de los abuelos u otras personas con más dificultades para poner disciplina.
    •Consideran y tratan al niño como especial. Ya sea por ser un hijo muy deseado, hijo único, hijo adoptado, concebido por padres muy añosos, considerado como niño prodigio, con discapacidad física o psíquica, etc.
    •Suelen depositar en él muchas expectativas.

En este contexto, podemos encontrar que el niño tenga características como:

    •Muy caprichoso.
    •Molesta a los demás, pero no soporta que lo molesten a él.
    •Muestra una baja tolerancia a la frustración: no acepta los fracasos.
    •Es egocéntrico, egoísta, con necesidad de llamar la atención, exigiendo siempre sus derechos, importarle los de los demás.
    •Atemoriza a los padres mediante pataletas (si es pequeño) y amenazas de fuga y/o autolesionarse (si es mayor).
    •Hace sentir culpables a los padres mediante comparaciones con otros niños y constantes quejas por no ser querido lo suficiente.

Una mirada positiva  . Hijos únicos 

Las tendencias educativas actuales consideran que, cuando los padres saben evitar los inconvenientes de criar sólo un hijo, ponen los límites necesarios y educan sin presión, las ventajas se hacen evidentes.

Los hijos únicos son niños y niñas que, si sus padres saben ayudarlos, tendrán una actitud positiva y activa, serán responsables, matizarán las desventajas con respecto a las familias en las que hay más hijos, y convertirán los pocos riesgos que conlleva ser hijo único en la mayor de las cualidades para desenvolverse en la vida.

En la mayoría de los casos, son niños que se sienten bien consigo mismos, con alta autoestima y menos necesidad de controlar a los demás. No sienten resentimientos frente a la autoridad, esperan y aceptan ayuda, pretenden mucho de la vida, suelen destacarse en el colegio, tener éxito y tendencia al perfeccionismo. En general, de adultos son personas bien adaptadas.

Algunas actitudes positivas y estimulantes que los padres pueden adoptar para ayudar a sus hijos a desarrollarse:

    •Estimular la sociabilidad a través de una amplia red de familiares y amigos.
     •Procurar que tenga amigos de su misma edad, para que pueda aprender habilidades sociales, a compartir y a ser considerado con los demás.
    •Establecer reglas claras que regulen la convivencia familiar.
    •Transmitir valores y ser coherentes con ellos en la vida.
    •Mostrar autoridad sin autoritarismos.
    •Tener persistencia en las decisiones
    •Saber gratificar, recompensar (antes que castigar)
    •Fomentar vínculos de respeto y cariño mutuos.
    •Otorgar responsabilidades y confianza a los hijos.
    •Enseñarle a entender los sentimientos de los demás

Seguinos en FACEBOOK

Les agradecemos las consultas, la difusión,  y la participación en nuestras actividades. :)  

 Brindamos: Atención Psicológica a niños – adolescentes – jóvenes – adultos –  adultos mayores – parejas – familias.    “Prevención  – Psicoeducación  y  Asesoramiento  frente a distintas dificultades en las  etapas de la vida.” 

¡Gracias a los nuevos amigos! ¡Bienvenidos!

Whatsapp: +54 351 3050518

¿Te gustó? Compartilo o dejá un comentario

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Otros artículos para vos

Cadenas rasgadas del amor

La idea de amor eterno: Cuántas veces escuchamos decir “Si hay amor, lo demás no importa”, “lo importante es que se quieren” u otras frases impulsoras de soportar lo que sea con tal de mantener la eternidad en la pareja. Esto nos lleva a experimentar situaciones completamente denigrantes, como abuso de poder, violencia psicológica/física/sexual, indiferencia.

Leer Más »

Hablemos

Llená el formulario y te escribiremos a la brevedad.

Abrir chat
¡Hola! ¿en qué podemos ayudarte?
¡Hola! ¿en qué podemos ayudarte?