19 de noviembre: Día Mundial de Prevención del Abuso Infantil

El 20 de noviembre es el 20º aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño y desde cada lugar  podemos seguir exigiendo su efectivo cumplimiento.  Les recuerdo que  del 13 al 19 de noviembre, es la semana de Educación para la Prevención de abuso infantil. Apoyemos esta campaña, ayudemos a prevenir. difundamos para que el • 19 de noviembre 2009 Día Mundial y Nacional de Prevención del Abuso Infantil

¿Qué es el Abuso Sexual Infantil? (A.S.I.) por Lic. Mónica L. Creus Ureta

La palabra abuso siempre alude a un exceso, a un uso indebido, o hacer objeto de un maltrato a una persona débil y/o inexperta.

El abuso sexual es la forma más grave de maltrato de la que puede ser objeto una persona.

Nos faltan palabras para calificarlo cuando se trata de un niño o una niña o de un adolescente.

Cuando decimos abuso sexual infantil nos referimos a cualquier conducta con claro sentido sexual en la que haya contacto físico o sin él (tocar o ser tocado, por medio de palabras, exhibición de los órganos genitales y/o fotos o películas pornográficas) hacia un menor de alguien que detenta poder y/o autoridad ante ese menor, que lo hace su víctima y a partir de la cual el ofensor obtiene gratificación sexual.

Resulta muy importante comprender que no siempre se encuentra presente la violencia física para perpetrarlo, generalmente sólo es suficiente una relación de autoridad y/o de confianza entre el adulto y la víctima para que el abuso sexual ocurra.

Nuestra primera reacción frente al abuso sexual infantiles es la incredulidad, la duda.

No sólo nos resulta inadmisible, sino también impensable que alguien se excite, abuse, someta y amenace a un ser indefenso.

Para defendernos del dolor que nos ocasiona pensar en el abuso sexual infantil, individualmente y como sociedad, el mecanismo siguiente que se pone en juego es la negación: No, “esto” no puede ser verdad.

Lo primero que tenemos que hacer, es vencer nuestros prejuicios, esta resistencia individualmente y como sociedad para aceptar y reconocer que el abuso sexual infantil existe y es mucho más frecuente de lo que nos gustaría creer. Aceptar que ocurre en todos los niveles socio-económicos y culturales incluso en las “mejores” familias.

Pensamos que ocurre con más frecuencia en los niveles más pobres, menos educados, sin darnos cuenta de que estos sectores están más expuestos que los niveles medios y altos a la intervención de la comunidad y que esta es la razón por la se producen un mayor número de denuncias. (hospitales, colegios públicos).

Paradójicamente las mejores condiciones socio-económicas lejos de garantizar la integridad de los chicos, los deja aún más desamparados, más vulnerables, porque el abuso sexual infantil se silencia.

Al no haber intervención directa de la comunidad, la atención que reciben es “privada”, donde los intereses económicos prevalecen y no se hacen “públicas” las cuestiones “privadas”.

Por otra parte el imaginario social nos hace creer que estos monstruos abusadores se pueden claramente identificar, que se diferencian mucho de nosotros, son los desconocidos, los extraños, los degenerados, los enfermos, los criminales, ex presidiarios, los abiertamente violentos, porque nos resulta inaceptable que sean “gente como uno”.

Lo cierto es que quienes son los abusadores están cerca, son siempre conocidos por nosotros y nuestros chicos, conviven con nosotros y/o con nuestros chicos y pueden ser tanto hombres como mujeres.

Enseñamos a nuestros chicos a cuidarse de los desconocidos, de los extraños.

Pero también les enseñamos a obedecer sin cuestionar y a ser cariñosos con los adultos de quienes dependen.

Facilitándoles de este modo el camino a los abusadores.

Lo primero que deberíamos enseñarles a nuestros hijos e hijas, es el respeto y la confianza en sí mismos, que  su cuerpo es de ellos y a decir NO.

Consultanos: Wathsapp: +54 351 3050518

Etiquetas:
Adolescentes Adonde acudir anímate Educación Fechas importantes Mejor prevenir Niños Padres Sexualidad
Comparte en las redes:

Relacionado:

Comentarios

3 comentarios en “19 de noviembre: Día Mundial de Prevención del Abuso Infantil

  1. Susana Esther Giosa

    Realmente este artículo nos mueve a pensar y MUCHO. Generalmente el abuso infantil en los niños y niñas, cual fuere su origen y más aún el sexual, no se toma con la seriedad que merece. La sociedad no reconoce la dimensión de estas situaciones, que marcan de por vida a los niños abusados. Me he suscripto para recibir tus publicaciones, y espero que visites mi Blog,que está en el casillero de sitio Web (porque no tengo) y si es posible me enviés tu opinión (ojalá que vos también te suscribas). Un cariñoso saludo de Susana Giosa.

  2. Mirta Núñez (abogada de familia)

    Como abogada de familia, las causas que me más me connueven y movilizan son justamente las de abuso sexual infantil.
    Al principio no podía creer que un hombre adulto y padre biológico de un niño o niña, pudiera abusar sexualmente de él. Lamentablemente, eso sucede en todas las clases sociales y es mucho más frecuente que lo que mucha gente imagina. No es fácil probar el abuso cuando no hay violación. Hay casos de manoseos o sexo oral que también son abusos y no dejan huella física. Pero con pericias psicológicas y/o con tratamiento psicológicos hechos a los chicos, finalmente termina saliendo a la luz.
    Lamentablemente la justicia penal sobresee a la mayoría de los casos, pero queda la instancia civil.
    Recuerden que LOS CHICOS NO MIENTEN. Si un chico cuenta que su papá le chupa pito (textual de un caso atendido) a los 4 años, no puede estar inventando. Si otro cuenta que papá le toca la cola “por adentro” no puede estar inventando.
    Escuchemos a los chicos cuando no quieran salir con su papá o no ir al colegio con un maestro o no visitar a un abuelo.
    Alguna vez puede ser capricho, pero cuando la negativa o el temor se repite, es altamente probable que ese chico o chica estén sufriendo un abuso sexual.
    NO A AL ABUSO SEXUAL INFANTIL. A los profesionales de la psicología y del derechos nos toca un papel muy duro pero si lo ejercemos bien podemos contribuir a que un chico viva como realmente tiene que vivir: cuidado por un adulto y no abusado.

    Saludos,
    Dra. Mirta Núñez
    Abogada de Familia, Psicóloga Social
    Directora del boletín electrónico
    Atención on line desde Buenos Aires
    “Familia y Planificación Personal

Dejar un comentario