Terapia en Niños

En la Niñez es necesario consultar con un Psicólogo cuando aparecen los siguientes síntomas:
  • Desobediencia, agresividad, obsesiones, tics, miedos, híper-sensibilidad, extrema timidez.
  • Llantos excesivos, ausencia de lenguaje o juego, falta de contacto ocular.
  • Falta de concentración, dificultades de aprendizaje, bullying, aislamiento, hiperactividad.
  • Problemas físicos sin causa médica
  • Problemas de sueño. Dificultades en la dinámica familiar, enfados,
  • Situaciones puntuales como un divorcio, mudanzas, cambios de colegio y amistades, accidentes, muerte de un familiar.

En la consulta, los padres o responsable del niño podrán expresar sus preocupaciones, frustraciones, intentos de solucionar el problema, recursos, emociones y opiniones.

El psicólogo en una primera entrevista con los padres, les ofrecerá orientaciones y valorará la necesidad de evaluar al niño y establecer un diagnóstico.

En general, hay sesiones con los padres, con el niño y con ambos, dependiendo de la disponibilidad y del problema a tratar.

El psicólogo infantil cuida el lenguaje, las formas de acercarse al niño, utiliza el juego y los dibujos como medio para conocerlo y entender sus esquemas de funcionamiento cognitivo.

Luego, comunica a los padres de modo que puedan entender el funcionamiento de su hijo (qué sucede, para qué se comporta así), facilitándoles estrategias para su educación, habilidades para la gestión de las emociones y orientación para modificar la dinámica familiar.